Sitges

Antigua villa de pescadores, Sitges es por su envidiable situación geográfica- a 35 Km. De Barcelona, de fácil acceso en tren o por carretera y a 15 minutos del aeropuerto del Prat-BCN-y su belleza natural un lugar privilegiado para gozar de unas vacaciones junto al Mediterráneo.

Acogedor y cosmopolita, el carácter abierto de sus habitantes hace de Sitges una población idílica para el visitante.

Sitges ofrece su encanto tanto al turista que desea gozar con tranquilidad de sus playas de fina arena a lo largo de 4 Km. De una costa protegida por el macizo montañoso del Parque Natural del Garraf, como aquel otro aficionado al ocio nocturno, sin olvidar las peculiaridades gastronómicas de una infinidad de restaurantes.

Su patrimonio cultural es importante por la riqueza de sus edificios modernistas, las mansiones residenciales edificadas por los indianos a principios del s.XX, y de sus museos con valiosas colecciones de arte.

El núcleo antiguo construido alrededor de la iglesia parroquial- “La Punta” – que mira al mar desde su posición privilegiada sobre dos Km. De paseo Marítimo conserva el carácter primigenio que le dio merecida fama desde finales del s. XIX, cuando escritores y pintores descubrieron la luz de Sitges y la belleza de un paisaje único.

La profusión de bares con sus terrazas, discotecas y centros de ocio y deportivos, que incluyen hípica y campo de golf, convierten Sitges en un destino ideal para sus vacaciones, tanto en invierno por su clima benigno, como en verano por la atracción de sus playas.

Durante todo el año, pero más intensamente en verano, la oferta cultural de conciertos y festivales de música, cine y teatro es copiosa.

¡Ah ¡ Y no nos olvidemos- porque es muy importante para nuestras vacaciones – el microclima de que goza Sitges con más de 320 días de sol al año.